Señal de STOP

Las líneas rojas

Como ya comentamos hace un poco, es muy curioso como nuestras líneas rojas desenfocan la ideología.

Esta noticia me ha recordado cómo partidos que pueden estar muy cercanos ideológicamente se vetan por cuestiones que podrían ser tangenciales – las líneas rojas – que en este caso están definidas por el nacionalismo. Cuando realicé la encuesta de vox sobre ideologías en diferentes paises, me sorprendió ver cómo mi ideología estaba más cerca de bildu y de esquerra republicana de lo que a mí me hubiera gustado reconocer.

Y este mismo discurso lleva a lo disparatado de los grupos parlamentarios europeos. En la vida pensé que ALDE, que incluye a los liberales demócratas del Reino Unido, pudiera acoger en su seno a liberales del calibre de UPyD, C’s, PNV o CDC… que yo siempre había asociado a derechona o populismo reaccionario. Aquí – a pesar de la infame coalición – los liberales tienen reputación de estar incluso un poco a la izquierda de los laboristas (algo que no me acabo de creer) y no cercanos a estos otros partidos. Estos terceros en discordia no sé hasta qué punto están abocados al populismo oportunista de pactar con el que más me conviene cada vez – algo que por otra parte han pertrechado sin pudor alguno los partidos ‘regionalistas’ (signifique lo que signifique esa palabra) como el Partido Riojano o el Partido Aragonesista. “Mi ideología se basa en lo que me conviene y donde puedo meter el cazo”.

Volviendo al título del tema para concluir: las líneas rojas que nos ponemos políticamente nos ciegan la ideología. A veces por no querer ver nuestra cercanía en la mayoría de los temas preferimos votar a un partido que está un poco más alejado de nosotros mismos. A mi por ejemplo me ha pasado en estas Europeas. Por una línea roja, probablemente haya votado al grupo parlamentario equivocado. Creo que he castigado a la política europea por una línea roja en la política nacional.

2 comentarios en “Las líneas rojas

  1. No sé qué decirte. Es posible que la mejor decisión táctica para las europeas hubiera sido no tener en cuenta la política regional española, pero estratégicamente darle más visibildad a esos partidos tampoco beneficia de cara a las próximas elecciones autonómicas.

    Desconzco la ideología de ALDE, pero UPyD, PNV y CDC están muy cercanos en la derecha, dejando a un lado su diferencia regionalista. Entiendo que los tres últimos en Europa vayan juntos, pero no veo cómo un partido más a la izquierda se puede juntar con esta gente.

    Personalmente podía haber votado a Esquerra, pero mi voto al final ha acabado en el mismo grupo parlamentario:

    http://www.elconfidencial.com/espana/2014-05-19/a-que-partido-europeo-das-tu-voto-las-coaliciones-se-deshacen-en-bruselas_132020/
    (gráfico antes de que UPyD decidiera que iba con PNV & Co.

  2. El problema es que elegir a un grupo político para que decida sobre temas absolutamente dispares no me parece del siglo XXI. Muy poca gente comulga al 100% con el programa de un partido, afortunadamente añadiría, por lo que a veces las lineas rojas marcan el voto.

Deja un comentario