Israel vs Egipto

Saltó hace unos días la noticia de que un judoka egipcio se había negado a darle la mano a su oponente israelí. En judo no estás obligado a dar la mano tras el combate, sólo a hacer el saludo inclinándote, algo que el egipcio sí que hizo. De hecho es un saludo oriental tan válido como dar la mano para los occidentales.

Sin embargo el COI expulsó al deportista egipcio por considerar su gesto “contrario a las reglas del juego limpio y al espíritu de amistad propia una olimpiada”… Y yo, que justamente estaba mirando estos días un juego de mesa sobre la batalla por la Península del Sinaí en 1973, no he podido sino ver la sanción como algo político y no deportivo.

Desconocía los detalles de la guerra entre Israel y los países a su alrededor que ocurrió hace cuarenta años, lo cual es bastante poco tiempo. Teniendo en cuenta que todavía hay gente en España que no ha superado la nuestra de hace ochenta años… así que he decidido documentarme y soltaros el rollo 🙂

 

Principio del siglo XX

El Imperio Otomano, que se puede considerar fundado en el siglo XIV, era un imperio multiétnico y multiconfesional que se encontraba en su ocaso. Siglos de conquistas militares unieron bajo la misma bandera a muchos pueblos de Oriente Medio e incluso Europa.

A final de siglo XIX entregaron Egipto a los británicos para pagar sus deudas, y el patrocinio ruso de los pueblos cristianos de los Balcanes le quitó otro buen trozo mediante revueltas nacionalistas.

Tras la Primera Guerra Mundial el imperio acabó de hundirse. En 1922 el gran reformista turco Atatürk abolió definitivamente el sultanato disolviendo el Imperio Otomano, y las potencias coloniales (Inglaterra y Francia) aprovecharon para repartirse Oriente Medio enviando tropas a controlar la región.

Entonces se definieron vagamente las fronteras de Siria, Líbano, Jordania y Egipto. Junto con  Palestina eran los territorios ganados al extinto Imperio Otomano, que se repartieron las potencias occidentales.

 

Tras la Segunda Guerra Mundial

En 1922 la Sociedad de las Naciones hizo ese reparto tan elegante del territorio, y a Palestina le tocó un Mandato Británico. Este “mandato” duró hasta 1948. En su firma original, en la que EEUU no participaba porque no estaba en la Sociedad de las Naciones, se reconocía la intención de buscar un enclave para crear un estado judío, pero…

it being clearly understood that nothing should be done which might prejudice the civil and religious rights of existing non-Jewish communities in Palestine, or the rights and political status enjoyed by Jews in any other country.

Pero cuando acabó la guerra mundial se fundaron las Naciones Unidas, donde ya sí que estaba EEUU, que además había ganado mucho peso. En 1947 estas Naciones Unidas se sacaron de la manga un Plan de Partición para Palestina. Este plan establecía un nuevo estado de Israel, otro de Palestina, y dejaba Jerusalem como zona compartida. Lógicamente votaron en contra todos los países de la región, pero había más occidentales y se aprobó.

Reparto de la región (en 1946 realmente era Británica)

A los judíos les gustó la idea, pero a los árabes que vivían allí no les hizo ni pizca de gracia, así como a los países vecinos, también de religión árabe y contrarios a las potencias coloniales. Aquella hostilidad política era reflejo de la que se vivía en la región, y comenzó una guerra civil ese mismo año 1947.

Al año siguiente, en 1948, los británicos se fueron definitivamente al acabar su mandato, Israel hizo una declaración de independencia donde no mencionaba fronteras, y al día siguiente se unieron a la guerra civil los países de la Liga Árabe (principalmente Egipto, Jordán y Siria).

Aquella guerra de 1948 la ganó Israel, ya que directa o indirectamente tenía el apoyo occidental, y aprovechó para aumentar el territorio que le había asignado el Plan de Partición para Palestina. Se quedó aproximadamente con el 60% del territorio que se había definido para Palestina, expulsando a la mayoría de sus habitantes, y dejando el territorio tan menguado que fue imposible crear el estado de Palestina.

 

Final del siglo XX

Lógicamente las naciones de la Liga Árabe se sentían humilladas. La situación era muy tensa e Israel desplegaba sus ejércitos incluso más allá de sus fronteras. Tras recibir varias reprimendas de la ONU y sintiéndose acosada, Israel decidió iniciar una guerra “preventiva”.

En 1967 atacó las bases aéreas de sus vecinos en lo que se conoce como la Guerra de los Seis Días. Ese tiempo le costó machacar a sus adversarios y de paso hacerse con más territorio. La opinión mundial sobre Israel quedó muy maltrecha. En el mapa anterior no aparece pero las regiones más significativas ganadas en 1948 fueron dos:

  • La Península del Sinaí tomada a Egipto
  • Los Altos del Golán tomados a Siria

En 1970 cambió el presidente en Egipto, y en 1971 en Siria (llegó al poder el padre del famoso al-Asad actual). Y la gente clamaba venganza… así que en 1973, sólo seis año después de la anterior, tuvo lugar la guerra del Yom Kippur.

Los egipcios aprovecharon la festividad judía del Yom Kippur para cruzar el Canal de Suez hasta la Península del Sinaí y atacaron a los israelíes. No habría sido posible sin ayuda rusa (era la Guerra Fría en su apogeo) para neutralizar a la aviación israelí. Mientras los sirios atacaron los Altos del Golán, tomándolos también por sorpresa.

Israel tardó en responder porque su ministra por entonces tomó una polémica decisión: mejor no responder con toda nuestra fuerza para que la opinión internacional nos vea como víctimas y mejorar nuestra imagen. Israel sufrió finalmente un número de bajas que a la opinión pública le pareció excesivo, pero frenaron la ofensiva árabe cerca de donde había empezado. Uno de los beneficiados fue el general Ariel Sharón, que lideró uno de los contraataques con éxito y aumentó mucho su popularidad. Así llegó a primer ministro de Israel.

Tanque israelí en la Península del Sinaí. By Israel Defense Forces [CC BY-SA 2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0)], via Wikimedia Commons
La guerra acabó cuando EEUU y demás potencias impusieron un alto el fuego a ambos bandos y mandaron tropas de la ONU a detener la guerra. Veían peligrar sus intereses e intervinieron.

 

Después de la guerra del Yom Kippur

Seis años después, en 1979, el presidente egipcio Anwar Sadat reconoció a Israel como estado y a cambio obtuvo la soberanía sobre la Península del Sinaí, en la que todavía quedaban fuerzas israelíes. También expulsó a los enviados soviéticos y pasó a dejarse querer por EEUU, lo que le valió un Premio Nobel de la Paz. Esto sentó fatal en la Líga de Países Árabes, de donde Egipto fue expulsado, y el presidente Sadat murió asesinado dos años después.

Los países árabes, humillados con decisiones occidentales y guerras perdidas, siguen con ganas de venganza. Como veis es una historia truculenta que dista mucho de haber acabado… y de donde se pueden ver implicaciones en la guerra en Siria y otros conflictos en la zona.

 

Volviendo al tema inicial, he leído en varios medios que el judoka egipcio había recibido amenazas para que se negase a competir contra un israelí, ya que sigue habiendo quien no reconoce a Israel como país. Viendo lo que le pasó al presidente Anwar Sadat, creo que expulsar al judoka por no dar la mano es totalmente excesivo. En muchos deportes de equipo se usan técnicas mucho más sucias para vencer al rival que no darle la mano, y no se expulsa a nadie de los juegos.

 

Espero que hayáis sobrevivido a este resumen poco resumido 🙂 y que estéis deseando jugar conmigo al juego sobre la batalla del Yom Kippur 😉

 

 

2 comentarios en “Israel vs Egipto

  1. Cuando fui por aquellos lares me leí la historia de Israel y cia que has resumido (tampoco leí mucho más) y me quedé con una muy mala impresión del Estado de Israel. Además mi amiga Manuela trabajaba para la ONU en sección refugiados UNRWA y lo que contaban que veían ella desde Jordania y su novio belga que trabajaba para le Cruz Roja en la franja de Gaza era para pegarse un tiro. Yo estuve después del último bombardeo masivo de Israel en Gaza (Pilar defensivo) y el belga vio como su trabajo de 5 años se reducía a escombros y se bombardearon colegios de la ONU/UNWRA y murieron varios empleados de la UN. El problema es que se escondían misiles en la ONU. Vamos, un chocho.

    Luego Manuela se enfrentó a la guerra de Siria, que ya llevaba tres años y se le acumulaban y solapaban los refugiados. Los descendientes de los refugiados de 1948 todavía no olvidan y quieren que les devuelvan sus tierras. Luego están los refugiados de las intifadas, que son de nueva generación. Por último ella no sabía qué iba a pasar con los refugiados de segunda guerra. En Siria había campos de refugiados tanto de 1948 como de las intifadas, que tuvieron que huir a Jordania, y Manuela se preguntaba “y yo a estos a dónde los mando? de vuelta a Siria? A Israel?”

    Vamos un bonito chocho del que nadie se hace responsable. Por supuesto Israel tampoco. En las zonas “ocupadas” (no os perdáis el reparto de poder y control de las diferentes zonas https://en.wikipedia.org/wiki/West_Bank_Areas_in_the_Oslo_II_Accord), la libertad de movimiento de los palestinos es agónica. Según su matricula, según su DNI, no pueden ni siquiera salir de su pueblo. Yo pasé el checkpoint de Belén y como era media tarde estaba vacío. A primera hora de la mañana las hordas debían ser inimaginables, y las instalaciones son carcelarias.

    En fin, que no salí muy partidario de Israel y su supuesta “libertad”. Encima se está convirtiendo en un Estado dominado por los ultraortodoxos, que tienen muchos más hijos que el resto, los hombres están exentos de trabajar y de ir al ejército – pero sí votan. Esto no sienta nada bien a los militares laicos, porque se ven que ellos están batallando las guerras que votan este estamento que no tiene que mancharse las manos. Al final Israel también acabará implosionando…

  2. Sí, a mí también se me ha quedado muy mala impresión del Estado de Israel. Creo que muchas de las miserias que pasamos con los radicales islamistas han sido favorecidas por el trato de favor desde los países occidentales a Israel, que sin duda se ha comportado como un perfecto hijodeputa desde que las Naciones Unidas les dieron el terreno.

    Tu contacto directo con personas que trabajan allí me confirma que es imposible estar correctamente informado de nada, especialmente de estas cosas. El mundo está anestesiado por la realidad “aumentada” en la que vivimos. En el puto mundo de PokémonGO vivimos. Nos da igual que la corrupción campe a sus anchas, que la miseria se extienda por Europa, … en fin, que me caliento.

Deja un comentario