Caminos de deseo

Este sugerente nombre no se refiere a la ruta hasta vuestro antro de perversión más oscura (elegid vosotros la perversión). Se refiere a la diferencia entre los caminos que se empeñan en marcarnos, y los que naturalmente nos vienen bien a nosotros y seguimos aunque no estén marcados.

En inglés se llaman desire path o desire line. Con una imagen os haréis una idea, y buscando el término en cualquier buscador encontraréis muchas más:

Camino de deseo a través del césped
Desire path

Usando Google Earth también se pueden encontrar muchos incluso cerca de nosotros.

Estos caminos improvisados llevan a reflexiones más interesantes de lo que podría parecer superficialmente. La más inmediata es sobre el diseño de los caminos “oficiales” en parques y ciudades en general. Leed el artículo Least Resistance: How Desire Paths Can Lead to Better Design para indagar un poco más.

Camino de deseo fuera del diseñado
Experiencia contra Diseño

En nuestras calles ocurre lo mismo a la hora de cruzar. Hay algunos puntos que son tan usados como un paso de cebra, aunque no haya ninguno. Tengo una foto aunque me fastidia ponerla porque desconozco la fuente. Viene desde Tweeter y como mucho se molestan en citar al anterior usuario que la puso, por lo que buscar al original es tarea imposible…

Caminos de deseo y pasos de cebra en Londres
Cruces en Londres

 

Espero que os haya parecido curioso. ¡Seguro que tenéis muchos cerca!

 

Un comentario en “Caminos de deseo

  1. Buena reflexión, no sabía que había estudios sesudos sobre “el alcorce”. Las mentes pensantes que diseñan muchas cosas se nota que luego no van a usar sus creaciones (viviendas, edificios, muebles, etc) o no pasan por determinados sitios (cruces, parques, etc) porque hay cada bodrio por ahí que da miedo.

Los comentarios están cerrados.