Archivo de la etiqueta: propiedad intelectual

La Biblia

Después de acabarme la trilogía The First Law de Joe Abercrombie, la cual recomiendo encarecidamente, decidí leerme un clásico, la Biblia.

Mi limitado conocimiento del tema me llevó a pensar que era cuestión de abrir el navegador, buscar “la biblia” y en un par de enlaces tener el libro electrónico descargado en su última versión… ni de broma.

 

¿Qué es la Biblia?

Como tras un par de enlaces no tenía nada, decidí investigar un poco. También es cierto que parto de un conocimiento muy básico del tema, otra de las razones por las que quería leerme este libro. Empezando por la Wikipedia:

La Biblia es una recopilación de textos que en un principio eran documentos separados (llamados «libros»), escritos primero en hebreo, arameo y griego durante un periodo muy dilatado y después reunidos para formar el Tanaj (Antiguo Testamento para los cristianos) y luego el Nuevo Testamento. Ambos testamentos forman la Biblia cristiana. En sí, los textos que componen la Biblia fueron escritos a lo largo de aproximadamente 1000 años (entre el 900 a. C. y el 100 d. C.).

Luego resulta que cada iglesia del mundo ha decidido qué libros de todos estos son canónicos para ellos, y cuáles no. Aunque lógicamente estos textos los escribieron personas (no dioses) para las iglesias cristianas se considera que contienen la palabra de Dios.

Y luego ya para gustos los colores. Para la Iglesia católica romana por ejemplo lo que diga el papa ex cathedra tiene la misma validez que la Biblia, para los protestantes ni de broma, y los judíos ortodoxos no reconocen ni siquiera el nuevo testamento.

Como curiosidad, en estos libros que forman la biblia se hace referencia a su vez a otros libros. Algunos de ellos han desaparecido en el tiempo y no se conserva ninguna copia. Aquí tiene Dan Brown para best-seller de sobra…

 

Diferentes ediciones

Aquí viene el problema. Los textos originales están en hebreo, arameo y griego clásico. Los derechos de autor han caducado, claro. Pero no lo han hecho las traducciones modernas.

La lista de traducciones al español es larga y para mí muy sorprendente. Tenía yo la sensación de que en todos estos siglos se habría llegado a un mínimo consenso en cuanto a la traducción de uno de los idiomas de mayor difusión para la Biblia.

Sí que es cierto que la mayoría se basan en sendas traducciones clásicas de Casiodoro de Reina y de Cipriano de Valera.  De ahí que se vea en muchos sitios decir que tal o cual biblia es una “Reina-Valera”, apelativo bastante curioso para una biblia.

Algunas están en español lationamericano, y esas lógicamente las descarté en seguida. Me llamaron la atención, por diversos motivos, tres de ellas.

Versión de la Conferencia Episcopal

Es la versión Oficial de la Conferencia Episcopal Española de 2010 elaborada para uso litúrgico y catequético, y en vigor actualmente.

Hay que buscar ediciones en Amazon y similares porque en la página web oficial no he conseguido encontrar ni una mención al libro.

Lo peor de todo es que en versión electrónica vale 7€ y encima viene sin índice. No entiendo cómo es posible que la Iglesia venda el libro de culto a 7€ y encima sea una mala edición. Parece que o bien no están interesados en que la gente lea la biblia por su cuenta, o bien están decididos a hacer negocio con el asunto. No lo entiendo.

La Biblia Textual

La Biblia Textual (BTX) en su cuarta edición de 2015 elaborada por la Sociedad Bíblica Iberoamericana parece una de las versiones más serias y fidedignas.

Dicen que han hecho una traducción contextual considerada por los eruditos de las lenguas como la mejor alternativa de traducción para expresar fielmente lo que los textos expresaron en sus lenguas natales sin perder la misma intensidad del lenguaje. Incluye referencias y notas sobre pasajes de la Biblia considerados dificultosos.

La pega: no tiene versión electrónica y en formato físico vale la friolera de 40€. Existe una versión online que se puede leer, aunque de forma harto incómoda.

La Reina-Valera de 1960

Ésta es la revisión de la Reina-Valera de 1960 elaborada por las Sociedades Bíblicas Unidas. Los textos suenan a viejunos pero son los clásicos y la traducción es una de las más reconocidas.

Como su texto es libre las ediciones electrónicas valen 3€. Básicamente te cobran por el trabajo que lleva montar un índice y teclearla, porque a diferencia de la de la Conferencia Episcopal Española ésta sí que te la venden con índices.

 

¡Ayuda!

Así que no sé qué hacer. En principio me compraré la Reina-Valera de 1960 e intentaré leérmela. Me gustaría leerme la BTX, pero su precio y formato la descartan directamente, y por la web me va a dar mucha pereza. La de la Conferencia Episcopal me parece inmoral en sí misma…

 

Agradecería consejos y guía en esta labor que parecía tan sencilla y se me ha complicado 😀

 

 

 

 

La reforma de la Ley de Propiedad Intelectual

Esta semana se ha aprobado en el Congreso una reforma a la Ley de Propiedad Intelectual en una sesión digna de un de circo con los votos en solitario del PP. Ya aviso de que no voy a poner enlaces de ningún medio que pertenezca a la Asociación de Editories de Diarios Españoles (AEDE), ahora veréis por qué.

Una de las partes más controvertidas de esta reforma es la creación de un derecho de cita irrenunciable sobre fragmentos no significativos de contenidos publicados en sitios de actualización periódica.

En tu web publicas periódicamente artículos divulgativos sobre un tema cualquiera. La Wikipedia enlaza uno de esos artículos. Tú encantado, pero resulta que ni siquiera tú puedes renunciar a esos derechos. Así que la entidad privada CEDRO recaudará por ti los derechos a la Wikipedia y los repartirá entre los miembros de AEDE.

¿No eres miembro de AEDE? Claro, sólo son los grandes medios de comunicación impresa, que se embolsan el dinero.

Éste es su plan: Google News les lleva visitas poniendo sus enlaces, y ellos cobran por esa publicidad gratuita. No contentos con estas migajas, quieren cobrar también por tu web con trucos útiles o artículos divulgativos, y por esa noticia que enlazaste en tu blog el mes pasado. Acojonante.

Spain is different

La legislación que más se aproxima a la española es la alemana, pero allí este derecho de cita sí es renunciable. En la práctica nadie los reclama porque se dieron cuenta de que perjudicaban a los propios medios alemanes. Sacaron la ley y la han aparcado.

En lugar de aprender de la experiencia, nosotros la sacamos y encima más restrictiva. Es que para colmo de males esto tampoco va a beneficiar a los avariciosos que nos gobiernan a través de la derecha española.

La Wikipedia, Google News o esa app de noticias que tienes en el móvil no van a pagar a los medios españoles, que dejarán de ser referenciados en TODO el mundo. Porque espero que no cedan al chantaje de la empresa privada española.

Noticias en medios no-AEDE

En todos los medios podréis encontrar noticias sobre el caos que fue la sesión de la Comisión de Cultura. Los socios de AEDE en sus noticias intentan resaltar el resto de modificaciones que introdujo la reforma, que no dudo serán buenas, y pasan de puntillas sobre este canon absurdo.

Medios que no van a embolsarse este canon estúpido y que recogen la noticia:

Hay muchas más, no te digo ya blogs y asociaciones varias, todo el mundo está que trina. Hasta en ABC se criticaba la forma en que se ha tramitado esta reforma. Con toda la razón.

Y acabo con un extracto del artículo del ElConfidencial.com que os he puesto:

A lo largo de mi brevísima trayectoria profesional trabajé con editores que ahora no quieren que Google News les enlace sin pagar, pero que a mí me pedían que escribiese titulares pensando en la indexación de Google. Porque todos los periodistas conocemos a jefes así. Son los mismos que reniegan de Menéame, pero pierden el culo por llegar a su portada e incluso llegan a sugerirte que te hagas un perfil falso para subir tus propias noticias al portal. Ese es el nivel.

¿Quién nos gobierna?

Es acojonante que las reformas legales las hagan las empresas al dictado, como ha ocurrido también con el infame Real Decreto que establece que ahora las bajas las dan las mutuas. Mutuas privadas controladas por los mismos accionistas que las empresas de los trabajadores enfermos. En fin, eso para otro día.

Mayorías absolutas, gente que todavía cree que la derecha gobierna para la familia media, un país de gente que no lee los periódicos…

Ni siquiera es una ideología neoliberal. Estamos hablando de negocios que están perdiendo rentabilidad y en lugar de adaptarse exigen un canon que les permita seguir igual. Es favorecer sus negocios personales en detrimento de la libre competencia.