Archivo de la etiqueta: vídeos

Utilidades poco útiles

Como ando falto de tiempo (e ideas dirán algunos 🙂 ) os traigo un par de cosas que me parecieron útiles y guardé en un enlace, aunque la verdad es que todavía no las he utilizado para nada.

Voy a ir de más útiles a menos, que cada uno pare cuando vea conveniente 😀

 

Envasar al vacío

Truco sencillo para quitar el aire de las bolas zip. Utilizando un barreño con agua y física básica ¡podemos sacar casi todo el aire de la bolsa!

 

Abrir maletas con cremallera

No pretendo que os convirtáis en ladrones con este truco, sino que seáis conscientes de la seguridad de vuestros equipajes. Convertir a unos ladrones en ladrones tampoco tendría mucho mérito 😉

Y luego se cierra con la cremallera como si no hubiera pasado nada…

 

Drones de taxidermia

Lo mejor para el final. Si se os muere la mascota no es el fin del mundo. Da pena, claro. Pero podéis disecarla y utilizarla para construir un dron, que os acompañará siempre. Además de lo que mola ver un gato volador…

Parece broma, lo sé. El tío está a punto de partirse de risa, pero es en serio. Más o menos.

 

 

¿Cuál os ha parecido más útil? Lo sabía, conservar a vuestra mascota como cacharro volador es algo impagable 😉

 

 

 

La jubilación

Es deprimente, pero a nuestra edad se empieza hablar de la jubilación. Empiezan a hablarte de planes de pensiones, a acojonarte con que el país se va a la mierda y vas a cobrar una pensión de idem, y que ya eres suficientemente viejo para esto…

Afortunadamente, un hombre que merece un Nobel de la Paz mucho antes que Obama o la Unión Europea, tiene un vídeo para aconsejarnos. Lo recomiendo aunque esté más centrado en los Estados Unidos de América, donde la mayoría de la población tiene vidas de miseria y deudas. Aquí aguantamos mejor, pero conviene ser precavidos.

 

John Oliver habla desde el humor de temas muy serios, y es capaz de enseñarme algo sobre el mundo en el que vivimos a la vez que me río un rato.

No sólo cuenta una historia, sino que de forma activa gasta su dinero y reputación para comprobar, refutar y destapar la verdad sobre la que luego hace bromas para abrirnos un poco los ojos.

Me llamó especialmente la atención cuando creó una empresa de compra de deuda, compró deuda por valor de 15 millones de dólares a un precio de 60.000 dólares. Con esto demostró lo podrido del sistema, y luego perdonó a las casi 9.000 personas afectadas toda la deuda que había adquirido. La mayoría de esta deuda se debía a tratamientos médicos que esos americanos de clase media no podían pagar con sus sueldos.

Un tipo admirable.